Seguimos con la colección de artículos sobre los beneficios del café para nuestra salud, hoy revisaremos las enfermedades crónicas y la relación con el café, cafeína y salud. Estas referencias han sido presentados en un reciente estudio en N Engl J Med que evidencia los beneficios del café para nuestra salud.

Artículo recomendado antes de seguir con la lectura:

Cáncer y enfermedades del hígado

Los resultados de muchos estudios evidencian que el consumo de café y cafeína no se asocia con una mayor repercusión de cáncer o una mayor tasa de muerte por cáncer. El consumo de café se asocia con un riesgo muy reducido de melanoma, cáncer de piel no melanoma, cáncer de mama y cáncer de próstata. Aunque también se han identificado asociaciones más fuertes entre el consumo de café y el riesgo de cáncer de endometrio y carcinoma hepatocelular. En el caso de cáncer de endometrio, se asocia tanto a la cafeína como también en el café descafeinado, mientras que para el carcinoma hepatocelular se representa solo en café con cafeína.

El café también se ha asociado con otros aspectos de la salud del hígado. La cafeína puede prevenir la fibrosis hepática. De acuerdo con esta observación, un ensayo aleatorizado mostró que el consumo de café con cafeína reduce los niveles de colágeno en el hígado en pacientes con hepatitis C. Además, el café ofrece protección contra la grasa en el hígado y la fibrosis al mejorar la homeostasis de las grasas y reducir el estrés oxidativo.

Litiasis (piedras en el riñón)

El consumo de café se ha asociado con un riesgo reducido de piedras en el riñón y de cáncer de vesícula biliar, con una asociación más fuerte para el café con cafeína que para el café descafeinado, lo que sugiere que la cafeína desempeña un papel protector. El consumo de café ayuda a prevenir el colesterol al impedir la absorción del líquido de la vesícula biliar, aumenta la evacuación de colecistoquinina y estimula la contracción de la vesícula biliar. Por lo que según varios estudios el consumo de café con cafeína y descafeinado se asocia con un riesgo reducido de problemas renales, con una función protectora en el riñón.

Enfermedades neurológicas

Múltiples estudios en Estados Unidos, Europa y Asia muestran que el café puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedad de Párkinson. La cafeína previene la enfermedad de Parkinson en modelos animales, posiblemente al impedir los efectos neurotóxicos y la neurodegeneración a través del antagonismo del receptor de adenosina A2A. El consumo de café y cafeína en dosis normales, de 2 a 5 tazas de cafés, también se ha asociado con menor riesgos de depresión y suicidio. En otro estudio no se ha podido vincular el riesgo de demencia o enfermedad de Alzheimer.

Mortalidad por cualquier causa

El consumo moderado de café, de 2 a 5 tazas al día, se ha asociado con una reducción de la mortalidad en estudios de todo el mundo. Con consumo de más de 5 tazas de café por día, el riesgo de muerte es similar al riesgo de mortalidad sin consumo café.

Conclusión

Una gran cantidad de evidencia sugiere que el consumo de café, la principal fuente de consumo de cafeína en adultos, no aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y cánceres. De hecho, el consumo de 3 a 5 tazas estándar de café al día se ha asociado con un riesgo reducido de varias enfermedades crónicas. Sin embargo, un alto consumo de cafeína puede tener varios efectos adversos. Se recomiendan límites de 400 mg, unas 5 tazas, de cafeína por día para adultos, aunque la hay que tener en cuenta la sensibilidad a la cafeína de cada persona. En definitiva, múltiples estudios en la actualidad evidencian que el consumo moderado de café establece un estilo de vida saludable.

Photo by Claudia van Zyl on Unsplash

Referencias: